Psicología del color: que sensaciones provoca la decoración de mi hogar

Request quote

Invalid number. Please check the country code, prefix and phone number
By clicking 'Send' I confirm I have read the Privacy Policy & agree that my foregoing information will be processed to answer my request.
Note: You can revoke your consent by emailing privacy@homify.com with effect for the future.

Psicología del color: que sensaciones provoca la decoración de mi hogar

Irene M.Tutor Irene M.Tutor
 Living room by Espacios y Luz Fotografía,
Loading admin actions …

Los colores que escojamos para la decoración de nuestro hogar van a ser decisivos, no sólo desde un punto de vista estético sino también en nuestro estado de ánimo y en las emociones que provoque en nosotros. Esto es lo que nos explica la Psicología del color, que se basa en el estudio de los efectos que cada color produce en nuestra percepción y nuestra conducta.

Según esta filosofía el color predominante en la decoración de nuestra hogar contribuirá a aumentar nuestra sensación de calma y descanso o todo lo contrario. Sin embargo, esto no es para nada una novedad y algunas filosofías como el Feng Shui lo llevan aplicando desde tiempo atrás.

¿Quieres saber si acertaste con tu elección o por el contrario llevas meses sufriendo un estrés innecesario? Te damos las claves para que conozcas cómo pueden influir en ti algunos de los colores más utilizados en el diseño de interiores.

Un mar de calma

 Living room by homify,
homify

Hipsters

homify

El azul es uno de los colores preferidos por la mayoría de gente, nos recuerda el color del mar, el del cielo y nos inspira calma, confianza, tranquilidad. Además es uno de los tres colores primarios y actúa como base neutra y discreta, especialmente en decoración, aunque entre sus distintas tonalidades e intensidades encontramos un amplio abanico de colores entre los que escoger.

Las gamas más suaves y refrescantes de este color aportan luminosidad a nuestro hogar y generan sensación de amplitud, de ahí que sea una de las mejores opciones para estancias oscuras o de escasa dimensión. Para sacarle el mayor partido podemos combinarlo con tonos tierra o naranjas suave y así aumentar la sensación de confort.

Por otro lado, el color azul puede ser un gran aliado en tu dormitorio ya que potencia la sensación de relajación y mejora el sueño. Por si fuera poco, en la filosofía Feng Shui, el color azul se asocia al agua y ayuda a favorecer el pensamiento positivo.

Piensa en verde

El color verde se ha asociado siempre a lo natural, a la vegetación y a la esencia de la Tierra, también está íntimamente ligado a la fertilidad y la buena salud siendo un símbolo de vida.

El verde, es por naturaleza un color alegre a la vista, de ahí su efecto equilibrado y tranquilizante, lo que lo convierte en una de las opciones más elegidas para pintar las paredes. De hecho, como curiosidad, en Inglaterra los camerinos de los actores se pintaban siempre de color verde, para que así estos pudiesen descansar la vista de los focos.

Se trata de un color que inspira positividad, paz y armonía. El verde se puede adaptar a cualquier estancia de nuestra casa y de maneras muy diferentes: en paredes, muebles, elementos decorativos o incluso elementos naturales, como las propias plantas.

Rojo pasión

EL color rojo siempre se ha asociado a las pasiones, a la intensidad de sentimientos y a los instintos humanos, sin embargo, esta tonalidad o sólo aporta fuerza y dinamismo, sino que aplicado en la intensidad justa puede ser ideal para conseguir en nuestro hogar la paz que tanto necesitamos.

Escogiendo un rojo vivo se obtendrá una habitación luminosa porque, como todo color cálido, el rojo absorbe la luz, mientras que si optamos por un tono intenso, como el bermellón o el granate, la luminosidad del espacio se intensificará aún más.

Es cierto que el color rojo se ha considerado siempre un impulso estimulante que despierta las pasiones, siendo probablemente una de las razones por las que se piensa, y mucho, a la hora de introducirlo en el diseño de nuestro hogar. Los tonos brillantes como el de este diseño de Franco Furniture, suelen estar ligados ambientes modernos y vanguardistas, mientras que los tonos pastel se asocian a un decoración más clásica.

Amarillo para un toque divertido

Sólo los más atrevidos incorporan el color amarillo en el diseño de su hogar, a pesar de ser uno de los colores primarios, presente en la naturaleza, muchos nos seguimos resistiendo a los encantos del amarillo. Se trata de un color asociado a la alegría, la amabilidad y el optimismo, ya sea por recordarnos a los rayos del sol, lo cierto es que el amarillo nos pone de buen humor.

Sin embargo, en el diseño de interiores parece que aún no hemos superado esa barrera y no lo empleamos tanto como nos gustaría, a pesar de que este tono tiene la capacidad de reflejar la luz y te ayudará a que cualquier habitación parezca más iluminada y, al mismo tiempo, más amplia.

Si tienes un amplio ventanal como foco de luz natural, instala unas cortinas en tono amarillo y la iluminación de la habitación será el centro de todas las miradas.

La naturalidad de los tonos tierra

El marrón es un color muy abundante en nuestro entorno, lo encontramos por todas partes, en la tierra, la madera, el cuero,… sin embargo sigue siendo uno de los grandes ausentes en el mundo de la decoración y el diseño o, al menos, no uno de los favoritos.

Esta tonalidad, por su relación con la naturaleza, trasmite sensación de confort y seguridad y aporta un toque acogedor a los grandes espacios, aunque es difícil encontrarlo en solitario y se combina con otros tonos neutros como el blanco, el gris o los tonos pastel para que no resulte tan sobrio. 

Para un ambiente algo más exótico o étnico, este color se combina con motivos vegetales y con colores cálidos como el rojo, el amarillo, el ocre o el naranja. Pero si lo que queremos es decorar un ambiente algo más rústico, el marrón se convierte en una apuesta segura ya que es perfecto en toda su gama desde el marrón oscuro hasta los crudos y beige.

Los detalles, en violeta

 Bedroom by INTERNO B,

A pesar de que el púrpura o violeta se ha considerado durante mucho tiempo un color difícil de combinar y poco recomendado en decoración, hoy en día se trata de una de las apuestas que más fuerza está cogiendo en el diseño de interiores. 

Se trata de un color que en las dosis adecuadas potencia la creatividad y el buen humor, por tanto es ideal para incluir pequeños toque en nuestro hogar. Mientras una habitación pintada completamente de violeta podría resultar algo recargada o incluso cansada a la vista, pequeños puntos de color violeta nos ayudarán a confeccionar un espacio cálido y acogedor.

En este precioso dormitorio de vigas de madera se ha combinado este color en una de las paredes, junto a la alfombra y otros elementos decorativos, siempre en distintas gamas para crear armonía. 

 Houses by Casas inHAUS,

Need help with your home project?
Get in touch!

Discover home inspiration!