¿Tienes un salón pequeño? Píntalo con cualquiera de estos colores | homify

Request quote

Invalid number. Please check the country code, prefix and phone number
By clicking 'Send' I confirm I have read the Privacy Policy & agree that my foregoing information will be processed to answer my request.
Note: You can revoke your consent by emailing privacy@homify.com with effect for the future.

¿Tienes un salón pequeño? Píntalo con cualquiera de estos colores

Vanesa Matesanz Vanesa Matesanz
by Мозжерина Марина Eclectic
Loading admin actions …

La pintura de las paredes de la casa es una de las principales formas de lograr una apariencia completamente diferente a la anterior, ya que cambia radicalmente la decoración de una habitación. Sin embargo, cuando llega el momento de elegir, no siempre tenemos la inspiración necesaria para decidir el color que deseamos. 

La sala de estar, por ejemplo, es siempre motivo dudas y discusiones. Queremos que sea perfecta, ya que es ahí es donde recibimos a nuestros huéspedes y pasamos nuestro tiempo libre en familia. Pero la decisión nunca es sencilla. Y precisamente para ayudarte en esta indecisión te traemos algunas ideas y consejos para facilitarte la tarea. 

¿Se te habían ocurrido antes?

1. Eterno blanco

Puede parecer una sugerencia obvia porque al fin y al cabo, todo el mundo sabe que el blanco da una mayor amplitud visual a los espacios. Pero lo cierto es que no todo el mundo sabe que tiene a su disposición una enorme gama de blancos entre los que elegir: blanco roto, blanco hueso, blanco crema, blanco tiza, blanco antiguo… e incluso más.

Y si aun así te parece que el blanco es una opción aburrida o que va a hacer tus paredes demasiado sosas o monótonas (algo en lo que no estamos para nada de acuerdo), puedes colocar un vinilo como el que te mostramos en esta imagen. Es ligero y brillante y además no interfiere en el efecto deseado de hacer más grande tu pequeño salón.

2. Colores pastel

Los colores pastel son también una apuesta segura cuando se trata de hacer visualmente más grandes pequeñas áreas. El ejemplo de esta imagen puede darte el punto de equilibrio perfecto, apostando por más color y menos muebles.

Aunque los colores son un poco (demasiado) fuertes, y puede llenar en exceso el espacio, al fin y al cabo se reducen a una pared, y la combinación con el blanco brillante rebaja la sensación producida. El resultado final es una salón de lo más alegre, vistoso y creativo; además de, por supuesto, más amplio visualmente.

3. Gris verdoso

Los colores claros y fríos también ayudan a hacer más grande el espacio, aunque funcionan mejor en paredes ininterrumpidas y ambientes minimalistas. En este ejemplo que te mostramos, diseñado por la empresa DOCE CUATRO HAUS, las paredes pintadas de color gris claro / verde combinadas con el blanco hacen que el ambiente se vea limpio y ventilado, con una sensación de espacio mucho más grande.

Sin embargo, si se opta por una pared en este tono no se debe abusar de los accesorios o el efecto será el contrario del que queremos.

Puedes consultar a cualquiera de nuestros decoradores y diseñadores de interiores

4. Pinceladas de azul

La imagen de arriba es la de un salón más pequeño de lo que parece. ¿Por qué? Debido a que los colores fríos se utilizan para distinguir las áreas de las habitaciones, manteniendo la misma base en blanco neutro para dar consistencia al resto.

Los dos tonos de azul contribuyen a hacer de estos espacios pequeños lugares acogedores y brillantes. Pero cuidado de no abusar de esta tonalidad tan peculiar, ya que puedes hacer que este entorno se vea demasiado frío e incluso recargado en cierta manera. 

5. Sombras grises

El gris mate es una tendencia de color que está aquí para quedarse, y estamos seguros de que ya la habrás visto más de una vez. Al ser un color oscuro podría ayudar a hacer una habitación más estrecha y pequeña, pero como se puede ver en esta imagen, cuando se usa bien no tiene porqué ser así.

Por el contrario, crea ambientes elegantes y sofisticados, nada oscuros, al combinarse con cualquier tonalidad de color blanco. En el equilibrio está la belleza, y este es un claro ejemplo de perfecto equilibrio.

6. Verde lima

Apostar por el verde limón es una decisión arriesgada, pero ya ves que vale más una imagen que mil palabras: que frescura traerá a tu salón. Además, su combinación con la madera le da al espacio un tono natural muy agradable.

Sin embargo es necesario ser muy parco en su uso y seguir la imagen de ejemplo anterior, donde sólo una de las paredes estaba pintada de color verde lima. Ceder al entusiasmo y la locura por un color determinado y pintarlo todo así, puede llegar a ser agotador con el tiempo. 

7. Color lavanda

Los colores pastel brillantes como el tono lavanda también son ideales para una pequeña habitación, para ayudar a darle dimensión a tu sala de estar. Por supuesto, elegir uno de estos tonos es algo relativamente discutible… Son colores asociados con el universo femenino, por lo que tal vez tengas que dejarte de absurdos prejuicios y apostar por esta maravilla.

Por supuesto, puedes y debes combinarlos con blanco o con algunas pequeñas notas en un color más fuerte, pero no exagerando. A menos que quieras acabar teniendo una habitación hecha de algodón de azúcar…

Lee: Decoración de casas pequeñas: ¡10 consejos imprescindibles!

8. Tonos heladores

by AÏDO Industrial

No hay duda: los colores fríos funcionan bien para hacer los entornos más amplios y frescos. En este ejemplo podemos apreciar que el brillo del blanco se ve mucho más animado por los tonos azules y grises y hace que la habitación se vea mucho más grande de lo que realmente es.

Además, el mobiliario en madera clara siempre será el mejor de los aliados elijas la tonalidad que elijas para tu salón. Una opción para apostar sobre seguro.

Modern Houses by Casas inHAUS Modern

Need help with your home project?
Get in touch!

Discover home inspiration!