Una casa antes y después: ¡cambio increíble!

Joelia Dávila Joelia Dávila
Alejandra Zavala P. Minimalist house
Loading admin actions …

Con un trabajo de remodelación de apenas 12 semanas, la experta diseñadora Alejandra Zavala, acompañada de un equipo de profesionales entregados a su labor, logró cambiar la apariencia tanto interior como exterior de una vieja casa con más de 30 años de antigüedad.

Con sumo cuidado en los detalles y respetando al máximo las ideas, gustos y hábitos de los propietarios, el nuevo diseño torna un opaco y sofocante ambiente en uno fresco, renovado y luminoso. La casa es muy grande, cuenta con una sala, una estancia, cuarto multimedia, varios baños, una amplia cocina y antecomedor, un gran comedor y varias habitaciones, pero lo que destaca es que las áreas sociales de sala y comedor, así cómo la cocina, se despliegan hacia los jardines exteriores gracias a enormes muros de vidrio, los cuales llenan de luz y color el lugar. Si sigues con nosotros podrás conocer esta transformación, ¿vamos?

Antes: fachada posterior

La vivienda original era de un marcado estilo funcionalista: grandes ventanas ahumadas, volúmenes sobresalientes, juego de planos, ángulos rectos y agudos, en fin. La fachada completa se encontraba cubierta de azulejos cerámicos, los cuales ya lucían desgastados, sin color y enmohecidos. Los vidrios que alguna vez fueron modernos y causaban sensación ahora se miran opacos y sin vida…

Después: nuevos aires

De entrada podemos darnos cuenta de que el estilo se modificó totalmente. A pesar de mantener las formas principales, la estructura se modificó en los muros angulosos de la planta baja; el cambio de los cristales a transparentes y claros, la marquetería de aluminio natural, la ausencia de las aburridas persianas verticales que estuvieron muy de moda en los ochentas y noventas, ha logrado renovar sustancialmente la apariencia de la casa. Ahora luce moderna, práctica y llena de luz, cómoda y fresca.

Antes: acceso principal

La cochera se ubica debajo del primer nivel de la casa, en una especie de sótano exterior. La entrada se hacía por medio de una escalera protegida por un pasamanos de herrería, la cual no combinaba para nada con el estilo de la construcción, y los escalones estaban recubiertos con un tapete de césped sintético, ¿es que hay algo menos estético que eso?

Después: puerta elegante

El cambio integral incluyó por supuesto cada detalle y elemento tanto constructivo como decorativo. La puerta, antes precedida por una fea escalera verde, ahora luce moderna y llamativa gracias a la suave madera de su estructura y a las diagonales que se marcan en el tambor central.

Antes: área de tv

Esta solía ser la sala de televisión, ¡pero parece sacada de una escena de película de miedo! La alfombra roja, el viejo organizador de madera, las persianas ocultando todo… aquí no se antoja ver ni caricaturas.

Después: mucha luz

La nueva estancia de televisión ha quedado impecable. Las ventanas se abrieron y se eliminaron los extraños ángulos que la hacían muy poco funcional. Ahora, con las paredes blancas, las transparencias hacia el jardín y el piso en hermoso color madera, esta sala es perfecta para hacer el salón multimedia ideal.

Antes: cocina oscura

A pesar de contar con amplias ventanas hacia el jardín, las texturas, los materiales y las cortinas de esta cocina la hacían parecer muy oscura, sofocante y descuidada.

Después: cocina deslumbrante

La nueva cocina es ¡espectacular! La combinación del blanco con el negro es siempre elegante pero además en esta cocina demarca muy bien cada espacio y cada actividad, haciéndola funcional además de glamourosa. La isla al centro con la estufa corona el espacio rodeado de prístinas alacenas y la ventana luce fabulosa al extremo del lugar. Para finalizar, se han instalado luces dirigidas en el cielo para no volver a estar a oscuras mientras se prepara la comida.

Antes: comedor del siglo pasado

La alfombra es sorprendentemente anticuada, aún así se percibe cierto aire de calidez hogareña. Sin embargo, si a esa calidez se le agregara color, luz y modernidad luciría mucho mejor.

Después: abierto a la luz

El piso cambió su revestimiento de alfombra por estas baldosas de piedras en tonos cremosos, ideales para reflejar la luz que entra a borbotones por el gran ventanal. El nuevo comedor es de madera clara, de un estilo casual y desenfadado, un tanto rústico, dejando atrás la seriedad del viejo comedor de madera oscura y brocado color bronce.

Antes: estancia principal

La sala, si bien en su momento fue un ejemplar elegante y refinado, de un exquisito gusto por los textiles aterciopelados y florales, ahora únicamente trae nostalgia. La combinación de colores era buena, pero con el tiempo comenzó a lucir oscura, pesada y obsoleta.

Después: moderna y luminosa

La nueva estancia se llena de luz con el enorme ventanal que comparte con el comedor y del que se separa por un pequeño muro decorado con algunos cuadros de estilo rústico, que combinan con el mobiliario de la sala: la mesita de centro y la banca son de madera oscura y algo rústica. El gran sofá desborda comodidad y se complementa con el par de sillones individuales al extremo del ventanal. Una nueva atmósfera de luz, calidez y modernidad se respira en el ambiente.

Y bien, si has disfrutado esta transformación tanto como nosotros, te invitamos a conocer estas 3 casas que cambiaron de imagen ¡y ya no las vas a reconocer!

Need help with your home project?
Get in touch!

Discover home inspiration!